martes, 3 de junio de 2008

Car Park Bogotensis (parte 2)

Amplio parqueadero. En Bogotá podemos promocionar "amplios parqueos" porque parqueamos en centros de manzana derruidos. El centro de Bogotá parece un gigantesco queso gruyere, o un escenario de Hollywood: Una fachada urbana que solo tiene la profundidad de una pared. Detrás, Bogotá no existe. Los parqueaderos del centro, en un fin de semana, estan cerrados, como este en la carrera 9° con calle 19. Eso quiere decir que solo sirven a una población flotante de horario laboral. Y vean el lindo ejemplar bogotensis años 70.






Pero se ven tan desuetos, tan obsoletos, tan.... Comparemoslo con este "Car Park Germanicus", que es la evolución más avanzada en Europa.



Y este ejemplar "Chinensis" para ser adosado a un edificio existente.





Por si fuera poco vean en estos videos cómo se pretende utilizar el subsuelo de las calles:

http://www.parkingstation.com/
http://www.direktpark.de/

En mi vecindad existen todas las condiciones para que se de alguno de los primeros ejemplares del Car Park Bogotensis 2008. Es un sector con gran demanda de parqueos de oficina, y muy pocos de vivienda. Y la vivienda que existe no tiene parqueos.

Pero hoy, a diferencia de ayer, creo que aunque el Decreto de Plan Centro dice lo que aparece en el artículo anterior, la resurrección del género "bogotensis" no va a ser pronto, y es posible que lo que salga sea un retroceso evolutivo.


Porque el Plan Maestro de Estacionamientos (Decreto 319/2006) tiene un aire de divagación terrible. Si no creen, lean el Artículo 48 Estrategias de medio y largo plazo, Ordinal f:

“Definición en los programas de renovación urbana de la viabilidad de permitir oferta de estacionamientos en subsuelo y en altura.”

Esto quiere decir que la Alcaldía hizo un Decreto para decir que van a a pensar una política de estacionamientos.



El carpark "bogotensis" seguirá cada vez más a la saga de otras evoluciones. A menos que hagamos algo, como se contará en la Parte 3 de esta emocionante entrega por capítulos.

Mientras, a modo de consolación, vean este ejemplar de tienda, mucho más cómoda que las metálicas de la Alcaldía.


lunes, 2 de junio de 2008

Car Park bogotensis (Parte 1)


"Aquí yace un gentilhombre urbano
Que no llegó a dejar huella.
Murió con su vida malgastada
Buscando dónde parquear:"

Los edificios de parqueos (genus carpark, según Wiki Linneo), son arquitectura para no-humanos, un oxymoron, diría Vitruvio. Alguien diría que un establo pertenece al mismo género. La Autoturme de Wolfsburg pone la escala en el ámbito de los robots. Esto no es ya un establo. Ya ni siquiera parece humano. Pero es muy atractivo. Y sigue siendo arquitectura.
En el centro de Bogotá por los años sesenta hubo una fiebre de edificios de parqueo. No deben haber sido mal negocio estos treinta y pico de años, porque se ven prósperos. Y hay arquitectura interesante. Han podido coexistir todo ese tiempo con los lotes de engorde, que son a los edificios de parqueo lo que las ventas callejeras son para el comercio formal: Vecinos que juegan un juego desleal. Hoy forman minicentros comerciales, donde se vende ropa china, hay sitios Internet, cafetería y peluquería..
Pero la variante local del genus, la carpark bogotensis, por asi decir, no evolucionó. Sus exponentes son dinosaurios de treinta y pico de años de concreto y rampas. En el resto del mundo, el genus carpark ha generado toda clase de interesantes evoluciones. En Munich se experimenta con parqueos subterráneos mecánicos bajo las callesOtras firmas desde Estados Unidos hasta Eslovaquia ofertan toda clase de soluciones a un problema que en el Plan Maestro del Centro de Bogotá, se perfila ya como la reaparición del carpark bogotensis.


A continuacion publico enlaces a videos de YouTube:



Si no me creen, lean el Art. 29, # 2 del Decreto 1489/2007: “En ningún caso se permiten estacionamientos en superficie, solo se permiten en sótano y en edificaciones en altura construidas para dicho fin.” Art. 29, # 2.

Imaginémonos el carpark bogotensis Mark 2008 como un modelo de negocios bosquejado inicialmente así: “MetroBlog busca lotes en sitios de la ciudad que tengan una demanda insatisfecha de parqueos. En sitios donde haya lotes de dimensiones que no permitan el parqueo tradicional, que requiere rampa.
Son bodegas muy livianas, más bien estibas de almacenaje que edificios. Metálicas, con paredes traslúcidas, de pisos muy bajos. La tecnología de construcción permite desarmar la bodega de parqueo, y armarla en otro lugar. La bodega de parqueo requiere, según la factibilidad, de dos años para cubrir la inversión y de otros tres años de operación antes de revaluar el uso del lote. El lote no se compra, se arrienda.

Edificios para objetos, impermanentes, transhumantes por el paisaje de la ciudad. Transparentes. Detrás de sus opalinas paredes de cristal plástico se ven operar silenciosamente los mecanismos, su misma forma su referente. No se refieren a ningún otro edificio, son los primeros de su género. Taxonomicamente los clasificaría como vestíbulos urbanos, en sus versiones entre helipuerto y cajero electrónico, un punto de luz y de accesibilidad en la gran ciudad. Para que vean qué tan lejos hemos llegado en la reinterpretación de Vitruvio y sus paradigmas.