miércoles, 6 de agosto de 2008

Que viva la congestion urbana PARTE 1

Los parqueaderos mecànicos deberìan dar lugar a toda una fauna de tipologìas arquitectònicas y urbanas.
En esta publicaciòn me imagino especìmenes de esa nueva evoluciòn.
Los carparks pueden caber en cualquier parte. Pueden ser temporales. Solo reqieren un arriendo o un comodato. El % de la obra civil que queda enterrada es relativamente bajo. Migraràn por el paisaje urbano segùn este se vaya transformando.
La parte màs interesante del carpark desde el punto de vista de la arquitectura es el vestìbulo. Las entrañas, subterràneas o no, son "off limits" para los humanos. No nos precisan allì para hacer su magia silenciosa y oculta.



Los vestìbulos que me imagino son apenas el inicio. Y como lo muestro, espero mostrarlo de manera elocuente, todavìa esta muy ligado al viejo paradero de buses. Pero creo que por cada caso concreto habrà un vestìbulo "a la medida".