SALONES DE ESPERA (democrática)

En la ciudad del siglo XXI todavía se hacen colas para cada cosa. En la antigua Unión Soviética era una prueba palpable de la desigualdad. Los aparatchik no hacian cola. Y eran al aire libre, para mayor gloria del sistema. Si uno miraba para adelante solo veía nucas. Nucas de verano, enrojecidas, o nucas de invierno, solapas de abrigos.




Esperar su turno para cuaquier cosa ha devenido un ritual de igualdad. Y los espacios donde se espera un turno son una especie arquitectónica nueva. Mientras que espera ya no ve solo nucas sino nucas más espaldas, más nalgas. Qué hace la gente durante esos rituales ultrademocráticos, sentada mientras espera que su número aparezca en pantalla? La gente lee, mira, charla, duerme, hace tareas. Yo dibujo espaldas con mi estilógrafo musa. Y pienso en cómo evolucionará esta nueva especie, que será observada por MetroBM para informar a su multitudinaria audiencia global.
Dibujar espaldas de gente en mostrador requiere velocidad. Ojo fotográfico, mano fotográfica. Estos son algunos ejemplos mientras espero para consultar cartografía y legislación como diseñador para proyectos urbanos. Los proyectos urbanos son el lado macro del mantra de utilizar intensivamente el suelo urbano. Son también una nueva especie urbano arquitectónica, y serán otro tema para enervar visual y mentalmente a mis hordas de lectores voyeurs.
Mientras, miren lo que hace la mano fotográfica armada de un buen estilógrafo.











Una cubierta urbana sostenible

Fans: Muchos días sin publicar.  Miren estos bocetos de arquitectura: en una esquina en La Candelaria, un hostal Se puede hacer...