viernes, 8 de febrero de 2008


DENUNCIAS
La reja de las monjitas
Está bien que las monjitas del Monasterio de la Visitación de Santa María en la calle 73 con carrera 11 de Bogotá (plano 1) disfruten a perpetuidad la clausura de su convento situado en la mitad de un descuidado jardín de las delicias de más de 6,000 m2 de terreno estrato 6. Esta bien, aunque pienso que la ciudad se beneficiaría más, y la comunidad también, si esa espléndida pieza de finca raíz tuviera usos más variados, productivos y democráticos. Pero esta bien, aunque no dejo de imaginar que un hotel en un jardín asi al lado de un claustro es un sacrílego concepto que vale su peso en oro:
Imagínense dormir en una suite de cinco estrellas al lado de un claustro con unas monjas vírgenes encerradas de por vida!



Hay tanto jardin que podría albergar una torre hotelera alta y esbelta de 10 pisos, casi 15,000 m2, ocupando solo un 25 % del espacio, y dejando intacto el claustro. La historia de amor entre las enormes torres Bancafé y la redondita iglesia de la Santa Epifanía en la esquina de la 7° con 72 demuestra que se puede trabajar delicadamente el recogimiento religioso en la mitad del agite metropolitano. Pero esta bien, no profanemos la angelical reclusión con propuestas mundanas.
Pero entonces lo que si no esta bien es que ella se haga al costo de someter a la ciudad a una fachada fea y excluyente (ver foto 1). La Cartilla del Espacio Público habla de los Bienes Privados que hacen parte del Espacio Público, como los antejardines y por supuesto los grandes espacios privados verdes, como el convento. Entonces, a falta de torre esbelta con claustro de clausura, y negocio urbano para todos, que por lo menos una bella reja y un andén más generoso dejen admirar esos jardines arreglados, como el dibujo1.