sábado, 26 de diciembre de 2009

Fans:
Hace quince días que no escribía, sintiéndome culpable cada día. Mientras, crecen las hordas de lectores, y crece la presión para que esciba más a menudo. La fama es una amante implacable.
El edificio avanza. La primera maqueta me produce la misma emoción de un niño chiquito. Uno no sabe qué saldrá mientras corta, pega, mide. Me gusta el resultado.



Y eso que la maqueta es 1:125, extraña escala, pero es que el día de Navidad no se consigue nada abierto, y solo tenía papel dúrex tamaño carta. Aún así me parece expresiva, y permite iniciar exploraciones en detalle de los diferentes espacios.




Por ejemplo, la entrada. La entrada ya tiene dibujo, el cual publiqué el 11 de diciembre. Pero la entrada lleva al hall de acceso. Y eso me lleva al primer dibujo del hall como vitrina del edificio.
Rem Koolhaas hace una linda descripción del vestíbulo de los edificios elegantes de Nueva York. El vestíbulo es una zona neutra, semiprivada, de transición entre la calle y las zonas interiores de un edificio. debe ser invitador, pero selectivo (eso dice Bárbara, quien me oye con actitud de agente literario).












El hall de este edificio debe proyectar elegancia y eficiencia. Es un edificio donde el portero es una especie de recepcionista de día. De noche el hall esta vacío, y toda la seguridad se maneja electrónicamente.

El diseño sigue avanzando. esperen otra entrega de este emocionante novelón por capítulos.