miércoles, 8 de octubre de 2014

Arquitecto con síndrome de atención dispersa 1 fotos de interventoría, y dibujo revolver Colt

Cuando era niño, un profesor le dijo a mi mamá que yo tenía un síndrome de atención dispersa. Creo que nunca se hizo nada al respecto, pero me recuerdo de ese diagnóstico como quien dice: Estas avisado, ese niño tiene un pie deforme.
He leido algo sobre el asunto, y sí, parece que yo sí soy un síndrome de atención dispersa andante. Puse ese título a una serie de 5 artículos, del cual este es el primero, para que sigan leyendo y al terminar me dirán si el título es cierto. Qué tiene que ver una interventoría de obra con el dibujo de un revolver?

Una obra genera continuamente imágenes, a veces más poderosas en las obras negras, en construcción, que en las obras ya terminadas. Miren, p.ej. estas imágenes de una pequeña obra en la cual yo fui interventor: Una batería de baños y sauna-yacuzzi en un conjunto multifamiliar, diseñada y construida por el arquitecto Leonardo Cadena. Miren la empapelada antes de pintar, y después. Empapelado, el espacio adquiere un aire de realidad propia; me imagino una línea cerámica para piso y pared inspirada en ese motivo.
Como de costumbre, las fotos son tomadas con la cámara Zeiss Ikon de 8 mpx de un celular Nokia 95N de 8 mpx. Piquen en ellas para agrandarlas, y apreciar mejor lo que se quiere mostrar con la foto.

Preparando los baños para la pintura de los marcos de puertas
Ese mismo sitio desempapelado, listo para usar


Dos vistas del jacuzzy ya terminado, mirando hacia el baño turco, con luz prendida, y apagada.. 



Y hace tres meses era una amasijo informe de redes que había que ordenar, y entretejer:


Y ese soy yo tomando fotos en la ducha del sitio ya terminado


Para rematar mi argumento del síndrome de atención, miren este dibujo de uno de los primeros revólveres Colt (1860) tomado de un sitio muy interesante, donde reproducen armas antiguas de manera literal: http://www.denixarmsdirect.com/
El dibujo con grafito de un viejo revolver no tiene nada que ver con la interventoría de obra de una "zona húmeda". Talvez sí tengo el síndrome de atención. Pero por otro lado, explorar el dibujo es una disciplina muy agradable que aún tiene su uso en arquitectura. Dibujar con barra de grafito impone su expresión, que requiere trazos seguros. Es un dibujo muy intuitivo, mucho más emocional que el lápiz, que es muy racional.
La calidad del papel, un dúrex de 180 gramos, con su gruesa granulación y fibra, realza las diversas intensidades que se logran con el grafito.