Las paredes-teléfono

Hace como un año pensamos que sería buen negocio, además de una idea bonita, poner a funcionar unas “paredes de comunicaciones”.
La premisa detrás de las “paredes de Comunicaciones” es que negocio que no se muestra no existe. En la ciudad eso significa que solo una delgada película de piel esta expuesta a los ojos de los transeúntes. El resto son edificios, pasadizos, halls, escaleras que suben o que bajan a Dios sabe donde, oscuros en las noches, cerrados con rejas. Tres cuartas partes de la ciudad construida no tiene ninguna proyección comercial.

Entonces, es un asunto de piel. Aprovecha la piel. Multiplícala. Ilumina la piel, parcela la piel, pliégala como una corteza cerebral. Valorízala; Delgada y transparente, cada centímetro de piel urbana es tan valioso como cada m2 de suelo vendible, o valorizable.

Piel que no duerme, eso es una pared de teléfonos 24 horas. Todavía no existe, por lo menos en Bogotá, y que yo sepa, en ninguna parte. Piel luminosa. Piel azteca (pero eso es carne para otro artículo). Piel conectiva, piel a la cual me conecto para conectarme a cualquier parte del mundo. Wormhole de Stephen Hawking. Talvez salgo en Budapest por otra piel conectiva como la de aquí.
Por ahora existen delgadas superficies cada vez más delgadas aproximándose a la piel-pared, donde se instalan teléfonos muy estratégicamente. Por ejemplo, este negocio tiene garantizado una demanda hasta la madrugada, por el café del segundo piso. Fíjense que es un plano transparente entre la calle y la cafetería. Todavía no es una piel, pero para allá va.

Este otro negocio vuelve “piel-pared-conectiva” un sitio estratégico en un pasaje popular


A mi modo de ver, esta es ya casi una pared perfecta. Mírenla con cuidado: Tiene techo que sigue la baranda de la escalera. Techo para dar privacidad, no para agua, porque el pasaje es cubierto. Es un techo pensado. Además hay letreros, mesa, algunos asientos, televisor. En una membrana de cincuenta centímetros de espesor. Angostando un angosto corredor.
Ya funciona casi perfecto, ahora, le falta diseño. Alguien dirá que para qué el diseño. Yo digo que solo la promesa de diseño hace la pared interesante

Metroblogmovil encontró un sitio parecido, frente al Teatro Municipal, y se propuso explorar el mercado de las “Paredespieles que telecomunican”. Esto es lo que propuso: No gracias, señor, no estamos interesados en poner teléfonos. Veamos qué tanto se demora en aparecer algo parecido, si no esta misma idea. Mientras tanto, vamos a explorar otro sitio similar.

Una cubierta urbana sostenible

Fans: Muchos días sin publicar.  Miren estos bocetos de arquitectura: en una esquina en La Candelaria, un hostal Se puede hacer...