jueves, 18 de marzo de 2010

Residencias Orden Hospitalaria San Juan de Dios

La Orden Hospitalaria de los hermanos de San Juan de Dios es una órden religiosa que atiende enfermos mentales y seniles en hospitales desde España hasta Filipinas pasando por Colombia. En Colombia poseen numerosas instituciones de salud mental. En Bogotá poseen entre otros un pedazo de finca raiz valioso, en el que esta construido un hospital que es patrimonio arquitectónico.
Estan en proceso de urbanizar parte de ese terreno, y deben mover la residencia donde se alojan los hermanos, donde reciben visitantes de otras partes, y que será la sede nacional.


Nosotros (Interproyectos y moi)fuimos invitados a hacer una propuesta para la nueva residencia, a nivel de esquema básico, pero como somos unos metiches, no solo hicimos una propuesta para la residencia, sino que se nos ocurrió una idea para aprovechar el resto del lote en desarrollos compatibles con la vocación primera de la Orden.
La residencia la imaginamos como un hotel.La vida del Hermano es nomádica. El voto de obediencia lo obliga a ir a donde sea llamado. El voto de pobreza significa pocas posesiones materiales. El voto de castidad significa la soledad del cuerpo, que no la del espíritu. O sea que un hotel es el hogar ideal para ellos. Entonces nos imaginamos un hotel en un claustro virtual. Rodeado de vegetación, primero nos imaginamos el hotel en medio de un círculo de árboles, con una capilla "a lo Le Corbusier" en medio de ellos





Después, a pedido de los Hermanos, trasladamos el edificio a otro sitio del lote, más cerca a la vía prevista en el plan vial, y con accesos combinados para peatones y vehículos. La iglesia quedó integrada dentro del edificio.





En ambos sitios, la terraza del hotel es un claustro elevado donde se concentran las actividades lúdicas de los hermanos.



Me gustan ambas ideas, y me gusta la expresión que logré en los dibujos, tanto el de AutoCAD como las mano alzadas.

El proyecto se empantanó porque los hermanos presentaron una propuesta a Planeación para lotear el terreno, y vender parte de él a firmas urbanizadoras. Pero al pedir permiso para construir vivienda en un sitio que no estaba previsto para ese fin, se inicia un proceso laborioso de cambio de uso.
Nosotros proponemos, si construir vivienda, pero para un uso compatible con el uso inicial del terreno. Vivienda para enfermos y gente de edad que son atendidos, monitoreados y atendidos desde el hospital.
Me gusta también esa idea, que combina lo sublime con lo material, lo normativo, lo estético. Pero me siento como un hombre gritando solo en el desierto. Pero para gritar mi frustración más fuerte, debo mostrar la idea urbana. Ese es un motivo para decir: Continuará.