Edificio El Dorado, 3ª entrega. Del proyecto

El 21 de febrero conté la interesante idea de un amigo ingeniero sobre unificar las fachadas de dos edificios, el edificio donde vivo yo, y el vecino. El dibujo anexo y sus notas permiten describir la idea mucho más nítidamente.

La tumbada de los muros-orejeras es un proyecto de alrededor de tres o cuatro millones de pesos y quince días laborales, manejado por dos copropiedades que le permite a dos edificios mejorar su imagen y revalorizar sus precios de venta en un 5-10% en un momento cuando se acerca una valorización significativa del sector. Los más beneficiados son los propietarios de los apartamentos de los primeros pisos, que en este momento son los menos atractivos inmobiliariamente. Es un proyecto que permite también cambiar el perfil de tres locales comerciales del primer piso, que son definitivos para la imagen revalorizada. También es un proyecto que permitiría reordenar el paramento de la cuadra, incluyendo los locales de artesanos, tal como lo insinúa el dibujo

Una cubierta urbana sostenible

Fans: Muchos días sin publicar.  Miren estos bocetos de arquitectura: en una esquina en La Candelaria, un hostal Se puede hacer...