sábado, 1 de noviembre de 2014

Arquitecto con síndrome de atención dispersa 2, o Memorias de arquitectura en Ibagué, y retratos a lápiz


Sigue el tema del síndrome de atención dispersa. Si la arquitectura y los dibujos tienen temas diferentes, algún malpensado malpensará que el autor es alguien con la atención más bien dispersa. Uds. dirán al final.

Estuve en Ibagué por primera vez en años, y ahí "redescubrí" dos edificios que yo diseñé y construí entre 1993 y 1994 para un cliente en el sector de la hacienda El Vergel, uno en solitario, el otro asociado con colegas. Pero no tenía ningún registro fotográfico, ni tenía planos. Muy serendípticamente me los encontré en el camino, los edificios, no los planos, que debo reconstruir.

Como de costumbre, las fotos son de la cámara Zeiss Ikon de 8 mgpx del celular Nokia N95. Piquen en ellas para apreciarlas en tamaño original

El primero es un trabajo en un lote llamado "Los Eucaliptos". Tiene de interesante que es un ejercicio de eficiencia. Son 8 apartamentos angostos y de tres pisos, como si fueran townhouses tropicales, pareados en 4 entradas peatonales desde la calle.
Al garaje se entra por detrás, y cada apartamento tiene escalera que baja al garaje. Atrás queda un jardín contra una quebrada. Los materiales escogidos, y la manera de usarlos, no requieren pañetes; la teja de barro esta puesta sobre un tablero de carrizos. Entrepisos entablerados en machimbre, sobre tablones parados de abarco, RÚSTICO CHIC, que llamábamos. 
En ese entonces esperábamos que el tiempo le diera su aire, y lo hizo. Me gusta mucho el contraste de color que le pusieron.

                             
Para comparar, miren townhouses en Nueva York. Por lo menos éramos ambiciosos. Uds. juzgarán qué tan lejos estuvimos del modelo.
                                        
                                            Una mirada a una entrada para dos apartamentos
                   

               Una vista mal tomada desde un carro en movimiento.

                   



El otro redescubrimiento es la terminación de un proyecto que se hizo en 1995. Son unos multifamiliares denominados Balcones del Vergel. que diseñé con los socios de ese entonces, Javier Arbeláez y Julio Enríquez. Si miran las fachadas, el balcón es el elemento preponderante, aprovechando el clima. El proyecto quedó inconcluso, y podía rematarse de dos maneras: Completar el arco cerrándolo sobre sí mismo, o darle una curvatura opuesta, creando una S.
Yo aconsejé una, Enríquez la opuesta. Veo que finalmente se hizo como yo había previsto, y se ve lo más de bien. Fotos tomadas por Bárbara Achury Posada.
La foto sacada de Google Earth dice 2007, y se aprecia cómo el arco de edificios estaba sin rematar a la izquierda

La foto # 1 de Bárbara muestra que el remate construido vuelve el arco una S.


El remate en S permite una vista de entrada a la urbanización que tiene profundidad, y que acentúa el carácter fluido del conjunto dentro del entorno verde
Urbanismo curvo hay mucho. Un ejemplo es el Royal Crecent de Bath, obra de John Wood  el Jóven, alrededor de 1750. 

Y estos son dibujos con barra de grafito. El trabajo al retratar los dos perfiles del rostro, izquierdo y derecho, es darle a cada vista una expresión particular de lo que es común para ambas.
Pretenden ser una caricatura, pero como dijo un amigo, son retratos que todavía no se atreven a burlarse de alguien. Me falta aún el instinto asesino del caricaturista. Esperen no más.